Decenas de miles de jugadores se conectarán al servidor de juego para probarlo mientras la red se expone a una intensa carga de usuarios.
Numerosos jugadores se conectarán desde distintos entornos de red con el fin de poner a prueba distintos problemas que pueden producirse si muchos jugadores participan en una partida multijugador, etc.
Los jugadores interactuarán entre ellos, creando alianzas de multijugador y de otras formas para probar el equilibrio general del juego.